Cómo ayuda la vitamina C en el catarro | Bayer Te Cuida

Vitaminas, sueño y alergias - Vitaminas para las defensas

¿Mito o realidad? Cómo ayuda la vitamina C en el proceso catarral

En numerosas ocasiones hemos oído hablar de los beneficios de tomar zumo de naranja por las mañanas para ayudar a nuestras defensas. Pero, ¿de qué manera ayuda realmente esta práctica a nuestro sistema inmunitario? Ahora veremos cómo estas vitaminas son beneficiosas para nuestras defensas.

Algunas frutas como el melón, la naranja, el kiwi o las fresas, disponen de un alto contenido en vitamina C, y también se encuentra en verduras y hortalizas como el pimiento rojo o el brócoli. También podemos encontrarla en complementos alimenticios, normalmente en forma de comprimidos efervescentes.

La vitamina C, conocida también como ácido ascórbico, se conoce popularmente por jugar un papel importante en la protección frente a resfriados comunes. Ayuda al organismo en la formación de hormonas, neurotransmisores y carnitina, que se encarga de generar energía en el organismo. También contribuye en el proceso de absorción de hierro, así como en la conversión del colesterol en ácidos biliares.

La vitamina C es hidrosoluble, por lo que se diluye rápidamente en el agua y la cantidad que no se utiliza diariamente se elimina por la orina. Por este motivo, se recomienda ingerir este tipo de vitamina diariamente, para así reforzar el sistema inmunológico.

Debemos tener presente que la vitamina C desarrolla múltiples funciones que ayudan a mantener una buena salud en las personas. Aún así, su efectividad a la hora de prevenir gripes y resfriadoses una de las grandes controversias que hoy en día se sigue cuestionando.

Así que, para aclarar algunas dudas, según el estudio “Vitamins C, D and zinc: synergistic roles in immune function and infections” de Maggini Saggini, establece que:

  • La vitamina C protege frente a los cambios de temperatura ambiental.
  • La vitamina C estabiliza la barrera epitelial (primera barrera física de protección) al favorecer la síntesis de colágeno.
  • La vitamina C se acumula en las células inmunitarias y puede aumentar su capacidad de atrapar y destruir microbios.
  • La vitamina C interviene en la proliferación de los linfocitos T y B, que sintetizan los anticuerpos.
  • La suplementación de vitamina C durante todo el año reduce la severidad y duración de los síntomas del resfriado.

Así pues, la vitamina C es esencial para asegurar el buen funcionamiento del sistema inmunitario. Por tanto, es imprescindible incluirla en nuestra dieta mediante la ingesta de alimentos ricos en vitamina C. También existen complementos alimenticios que nos ayudarán a nuestras defensas.

Cuenta siempre con estos tipos de vitaminas para poder reforzar tus defensas, ya sea en una época determinada o porque estas en uno de esos días que parece que todo está cuesta arriba. Puedes descubrir más acerca de prevención y cuidados de salud en nuestro blog. ¡Síguenos!