Cuidado personal - Cuidado de los pies

Hiperhidrosis: cómo tratar la sudoración excesiva de los pies

Muchas personas sudan cuando realizan ejercicio físico, cuando se encuentran en un ambiente caluroso o en situaciones de estrés y ansiedad. En todas estas situaciones es normal la sudoración, pero cuando se produce de forma excesiva y anormal, hablamos de hiperhidrosis.

Esta afección se caracteriza por no estar provocada necesariamente por el calor o el ejercicio. Además, el sudor provocado por la hiperhidrosis es mucho mayor al que se desencadena durante una sudoración normal. Por tanto, puede ser habitual que el sudor gotee o que empape la ropa, ocasionando mayor ansiedad y vergüenza.

Cuando la sudoración excesiva se produce principalmente en la zona de las manos, las plantas de los pies, la cara o las axilas, se denomina hiperhidrosis focal o primaria, y es la más común.Este exceso de sudoración se debe a una hiperactividad de los nervios encargados de enviar señales a las glándulas sudoríparas. También existe la hiperhidrosis secundaria que se manifiesta a causa de una enfermedad. Es menos frecuente y provoca sudoración en todo el cuerpo. Según la intensidad de los síntomas de la hiperhidrosis, puede requerir tratamiento médico.

Una de las zonas más propensas a sufrir la excesiva sudoración es la zona de los pies. Algunos de los factores que nos indican que podemos sufrir hiperhidrosis en los pies son dejar huellas húmedas por el suelo cuando andamos descalzos o dejar los zapatos mojados y con mal olor después de su uso.

También es importante prestar atención al aspecto de los pies en caso de detectar una sudoración excesiva. La planta de los pies puede mostrarse de un color rosáceo o blanco e incluso puede presentar algunas fisuras y blandeces, con lo que existe más riesgo de sufrir infecciones.

Para tratar el exceso de sudor en los pies, aquí te dejamos una lista con varios consejos y recomendaciones:

  1. Mantén una buena higiene en la zona afectada: Intenta conservar tus pies siempre limpios, ayudarás a controlar las bacterias de la piel. Recuerda que es importante secar bien la zona de los dedos de los pies.
  2. Utiliza un calzado adecuado: El uso de unos zapatos fabricados con materiales naturales pueden ayudar a prevenir la sudoración excesiva de los pies. Además, combinarlos con calcetines transpirables puede ser una buena solución.
  3. Mantén los pies al aire libre: Siempre que puedas, quédate descalzo y ventila tus pies para que estos se aireen.
  4. Usa desodorantes de pies: Existen productos que contienen óxido de zinc que ayudan a absorber el exceso de humedad de la piel. Los desodorantes para pies en formato spray o polvo pueden ayudarte a acabar con el olor de pies y la sudoración excesiva.
  5. Realiza técnicas de relajación: La sudoración aumenta en situaciones de estrés. Por ello, es importante dedicar tiempo a uno mismo y a relajarse. También es recomendable realizar actividades antiestrés como yoga o meditación.

Te invitamos a descubrir más consejos y buenas prácticas para tu salud en nuestro blog.